Consejos muelas del juicio

Las muelas del juicio suelen salir a partir de los 18 años, edad en la que supuestamente se desarrolla nuestro “juicio”. En algunos casos surgen como simples molares, pero en otros quedan mal situadas, inclinadas y provocan infecciones y dolor. En ese caso, lo mejor es que te deshagas de ellas.

La extracción de las muelas del juicio no debe preocuparte, pero sí que debes seguir una serie de recomendaciones tras su extracción:

  • Medicamentos. Habitualmente los especialistas recomiendan antibióticos y antiinflamatorios con el fin de evitar una posible infección y mitigar el dolor. Además, puedes utilizar sprays o enjuagues con clorhexidina, una sustancia antiséptica con acción bactericida y fungicida. ¡Ojo! Siempre bajo prescripción de tu dentista.
  • Uso de compresas o paños con hielo. Durante las primeras horas es normal que sientas la zona dolorida e hinchada. Para mitigar el dolor coloca un paño con hielo en la zona de la cara donde notes la hinchazón. Aplica el frío durante 5 minutos, descansa 15 y vuelve a aplicarlo en intervalos de 5 minutos durante unas 2 horas.
  • Vigila lo que comes. Durante las primeras horas tras la extracción es mejor que no consumas ningún tipo de alimento, ya que la herida estará reciente y puede que todavía presente un leve sangrado. Después, puedes tomar alimentos líquidos y blandos durante los 2 primeros días. Recuerda que debes morder por el lado contrario al de la extracción y evitar los alimentos calientes, duros o pegajosos.
  • Cuidado con el cepillado. La extracción de las muelas del juicio no debe servir como excusa para no cepillarse los dientes. Puedes mantener tu rutina de higiene habitual, teniendo en cuenta ciertos matices:
  • Evita tocar con el cepillo la zona donde se ha efectuado la extracción.
  • Ten cuidado con el enjuague bucal los 2 primeros días. De este modo, te asegurarás de que la zona de la incisión está completamente coagulada.
  •  Olvida el tabaco. Si fumas tendrás que reunir toda tu fuerza de voluntad, ya que el humo del cigarro y la acción de aspirar puede hacer que el coágulo se mueva. Intenta no fumar al menos durante una semana.

Y por supuesto, lo más importante, es que sigas los consejos y recomendaciones de tu dentista. Él sabrá que cuidados son los más adecuados para ti.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.