Aliviar las molestias de la dentición

​​​​​​La naturaleza es sabia y por lo tanto el cuerpo humano también lo es.  Los bebés nacen sin dientes porque en los primeros meses de vida no los van a necesitar puesto que van a alimentarse únicamente de leche materna o artificial, o ambas. Es solo cuando el organismo está preparado para asimilar otro tipo de alimentos diferentes a la leche cuando empieza a desarrollar las primeras piezas dentales. En cuanto a la edad en la que aparecerán los primeros dientes del bebé existe también un fuerte componente genético que va a determinar esa fecha.

Puede que en la farmacia, en el parque o el supermercado, la gente comente cosas como “¿Todavía no le han salido los dientes a tu hijo? Es tarde”. O como “Madre mía ya le han salido los dientes, eso le está quitando calcio a sus huesos”. Procura hacer caso omiso a la sabiduría de la calle y de las vecinas y escucha únicamente a tu pediatra.

Por norma general, en torno a los cuatro meses, pueden empezar a salir los primeros diente al bebé. En otros casos puede que al cumplir un año no tengan aún ninguno. Como decíamos antes, no debemos preocuparnos ya que la salida de los dientes del bebé es una característica personal, que varía de un niño a otro.

Por tanto, por mucho que lo escuches en la calle, el retraso en la aparición de los dientes del bebé no se debe a una carencia de calcio. El niño ya obtiene la cantidad necesaria de este mineral en la dieta de sus primeros años. Si la alimentación del niño es correcta, no sirve de nada administrar complementos de calcio, con el fin de estimular la erupción de los dientes.

Generalmente, el primer diente del niño aparece siempre antes del año, con mayor frecuencia alrededor de los seis meses de edad. En cualquier caso, los tiempos son muy variables. Únicamente en el caso de que a los 14 o 15 meses aún no hubiese ningún síntoma de erupción dentaria, habría que consultar a un especialista.

¿Cómo puedo saber si le van a salir pronto los dientes a nuestro bebé?

Puede que los dientes aparezcan de repente sin aviso previo y sin molestias para el niño y puede que lo hagan acompañados de algunos síntomas como la encía hinchada o enrojecida con protuberancias duras y de color blanquecino. A veces el niño se toca la boca nervioso y llora porque se siente molesto.

Si quieres aliviar en la medida de lo posible las molestias de la dentición de tu bebé consulta nuestro artículo con consejos para aliviar las molestias de la dentición. Esperamos que todo vaya muy bien en su desarrollo. No olvides comenzar cuanto antes con hábitos de higiene de su boquita, no solo de sus dientes sino también de sus encías.

Recuerda consultar cualquier duda a tu pediatra o tu dentista.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.