frío

Castañear los dientes cuando tenemos frío es un acto reflejo y puede que alguna vez te hayas preguntado por qué ocurre. La respuesta es sencilla, cuando baja nuestra temperatura corporal, los receptores del frío, para calentar el organismo, envían impulsos al hipotálamo que es un órgano encargado de controlar la temperatura del cuerpo.

Otras reacciones del cuerpo cuando se encuentra a bajas temperaturas son:

  • Erizar el vello corporal para evitar la pérdida de calor y aumentar el aislamiento (esto era efectivo en nuestros antepasados que tenían mucho vello, pero hoy ya mucho menos).
  • Contraer los vasos sanguíneos. La vasoconstricción de la piel tiene como misión que fluya menos sangre caliente por las capas externas y así ahorrar calor.
  • Producir noradrenalina, adrenalina y tiroxina para aumentar la producción de calor.
  • Elevar la frecuencia cardíaca y tensar y provocar temblor en los músculos para generar calor. Al hilo de esta última reacción, es muy común tiritar con todo el cuerpo cuando tenemos frío, pues los músculos se contraen involuntariamente. El castañeo de dientes es un efecto secundario de estas contracciones: los músculos de la zona de las mejillas se mueven rápidame y rítmicamente y las mandíbulas chocan la una contra la otra.

En el lado contrario, cuando hace mucho calor, el sistema de termoregulación del organismo cuenta con otros mecanismos como la sudoración para tratar de mantener siempre la temperatura corporal a 37 grados centígrados.

Curioso, ¿verdad?

Write a comment:

*

Your email address will not be published.