dientes definitivos

¿Te imaginas tener los dientes de leche toda la vida? ¿Una infancia sin una sola visita del Ratoncito Pérez?

Pues esto es posible y a algunas personas les ocurre, se denomina Agenesia Dentaria y afecta a un pequeño porcentaje de la población.

Se suele detectar durante la infancia o la adolescencia, sobre todo con las primeras radiografías dentales que se suelen realizar para evaluar la situación de las muelas del juicio en la mandíbula y el maxilar.

De hecho, la agenesia dentaria más frecuente es la falta de las muelas del juicio, lo que no suele suponer ningún problema, ya que estas piezas dentales se extraen sin consecuencias en muchos casos.

Entre las posibles causas se barajan procesos infecciosos sufridos por la madre antes o durante el embarazo (tuberculosis, sífilis, rubéola, etc.) o también puede que se deba a un componente hereditario, ya que existen casos en los que afecta a distintos miembros de una misma familia. Por otra parte, niños que nacen con determinadas anomalías genéticas (síndrome de Down, labios leporinos, fisuras alveolopalatinas, etc.) presentan con frecuencia una agenesia dental.

¿Cómo se actúa en estos casos? Actuar es necesario, en primer lugar, porque los dientes de leche no están diseñados para durar toda la vida y en segundo, porque en estos casos la oclusión dental es incorrecta. Por ello, se llevan a cabo principalmente dos tratamientos:

  1. Cerrar el espacio a través de un tratamiento de ortodoncia
  2. Rellenar el espacio a través de un diente artificial. Es decir, se coloca un implante y después se restaura con una corona. Este es el más recomendado generalmente.

Recuerda pedir una opinión cualificada y profesional a tu dentista de cabecera ya que cada caso es un mundo y tendrá que hacerte una valoración personalizada. Consúltanos y te asesoraremos sin compromiso.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.