brackets en mayores

¿Acaban de ponerte una ortodoncia para tratar de alinear tus dientes torcidos y evitar así los problemas derivados en la mandíbula y la superficie de los dientes?

Puede que en estos momentos te encuentres un poco perdid@ tratando de asimilar todas las instrucciones que te ha dado tu dentista sobre cómo actuar en tu vida cotidiana.

Nosotros desde aquí te lo vamos a recordar resumido en 5 puntos de la forma más sencilla y aclaratoria posible.

Los tratamientos de ortodoncia cumplen una función estética pero también de salud funcional y masticatoria. Los dientes torcidos provocan un desgaste desigual en la superficie de los dientes y con el tiempo pueden ocasionar problemas en la mandíbula. Por eso, si has iniciado recientemente un tratamiento de ortodoncia, lo primero que queremos hacer es felicitarte: ya queda menos para tu nueva sonrisa. Y lo segundo, darte algunos consejos que pueden ayudarte a mantenerla limpia y bonita.

Cuidado con lo que comes

Tras la colocación de la ortodoncia es recomendable que sigas una dieta blanca al menos los primeros días, ya que el adhesivo que se utiliza para pegar los brackets tarda unas 24 horas en endurecerse. Después, puedes comer prácticamente de todo, salvo algunas excepciones:

  • Cuidado con las palomitas de maíz, los bocadillos y las hortalizas y frutas duras, ya que pueden despegar los brackets al morder.
  • Siempre que puedas, en especial si estás fuera de casa y no puedes lavarte los dientes inmediatamente, evita los alimentos con semillas o cereales.
  • Nada de chicles ni caramelos masticables. Son perjudiciales para tu ortodoncia por dos motivos: pueden doblar y despegar los alambres y, además, favorecen la aparición de caries debido a su alto contenido en azúcar.
  • Ojo con el té, el café, el vino tinto y el tabaco, ya que pueden teñir y oscurecer los dientes.

Tómate tu tiempo

Durante el cepillado tómate todo el tiempo que necesites para cada diente. Debes tener en cuenta que las condiciones de la boca no son las mismas que sin ortodoncia y por tanto la técnica también debe ser diferente. Dedica al menos 10 segundos para cada diente cepillando la parte superior con el cepillo hacia abajo y la parte inferior con el cepillo hacia arriba. De este modo, no se te resistirá ni un rincón.

No olvides las encías

La línea de las encías es uno de los puntos clave para la acumulación de la placa. Por eso, mantenerlas limpias es igual -¡o más!- importante que los dientes. Para evitar que se acumule la placa cepilla suavemente desde las encías hacia los bodes y los espacios interdentales. 

Ojo con la higiene interdental

Sabemos que la ortodoncia dificulta el uso del hilo dental, pero eso no quiere decir que debas olvidarte de él. Puedes utilizar enhebradotes dentales que sirven para introducir el hilo en lugares estrechos o ayudarte con los llamados cepillos interdentales, muy útiles para llegar a las zonas que rodean a los brackets y son de difícil acceso con un cepillo de dientes tradicional.

El flúor es tu aliado

El flúor ayuda a prevenir las caries, por lo que es recomendable que utilices una pasta de dientes fluorada especial para ortodoncias. Existen muchos tipos y texturas diferentes. Tan solo debes encontrar la que mejor se adapte a tus gustos y necesidades.

Recuerda que la alineación de tus dientes no es solo una cuestión estética sino que además evitará futuros problemas y molestias derivadas de una oclusión imperfecta. Llámanos y te asesoraremos sin compromiso. Anímate!

Write a comment:

*

Your email address will not be published.