dolor de muelas

El dolor de muelas, a veces, es imprevisible. Puede que hayas estado perfectamente bien durante toda la semana y de repente, el sábado o el domingo o peor, durante un viaje, amaneces con un dolor fuerte, intenso y de lo más molesto debido a una infección dental por caries o un nuevo empujón de esa muela del juicio que ya venía avisando de su erupción.

¿Qué hacemos?

En este post te vamos a dejar una serie de remedios caseros que mitigarán tu dolor hasta que el lunes por la mañana puedas concertar una visita de urgencia en la consulta de tu odontólogo:

  • En primer lugar, si tenemos posibilidad, debemos aplicar hielo envuelto en un trapo de tela o, si es más cómodo, una bolsa de guisantes congelados. De esta forma reduciremos la inflamación de forma natural y paliaremos el dolor.
  • También podemos poner sobre la zona afectada una bolsita de te (preferiblemente negro), mojada en agua templada. Esto también nos ayudará  paliar el dolor.
  • Enjuagues de agua y sal por su poder antiséptico nos ayudaran a limpiar la zona. El ajo es también conocido por su poder antiséptico y desinfectante, y el perejil, masticado, tiene un poder analgésico que te ayudará a sobrellevar los síntomas de la infección. Recuerda enjuagarte bien después de hacerlo y asegurarte de que no queden restos de las hojas entre tus dientes.
  • Para evitar un excesivo riego sanguíneo en la cabeza y mitigar el dolor, podemos tumbarnos y apoyar la cabeza sobre un gran almohadón o varias almohadas apiladas.

Recuerda que ante cualquier síntoma debes acudir de forma inmediata a tu dentista de confianza y no dejarlo pasar ya que el problema puede agravarse. Pide cita.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.